Cigüeñuelas y avocetas criando en La Mata

Comment

Laguna de La Mata
Himantopus_himantopus

El recorrido de hoy ha sido corto, pero necesario ya que llevaba varios días esperando el fin de semana para dar mi paseo campestre de rigor. He aparcado frente a la casa forestal y directamente me he dirigido hacia el observatorio de La Cigüeñuela. No tenía mucho tiempo.

A estas alturas de la primavera, el ciclo de la vida ha continuado fluyendo y ya podemos ver a nuestras aves sacando adelante a sus polladas. La semana pasada me pasó en las Lagunas de Lo Monte, donde pude ver bastantes pollos de Porrón Europeo y esta semana me ha pasado en la Laguna de La Mata donde he tenido la suerte de ver los pollos de las cigüeñuelas avanzando ya con soltura en la carrera de la vida.

Avanza la primavera

El campo ya ha cambiado bastante, la primavera está muy avanzada y las plantas ya lo van notando, por ejemplo las viboreras (Echium vulgare) han perdido casi todas sus flores y ahora lucen bastante más apagadas. Y es que tenemos ya el verano encima.

En mi caminata, diferentes ejemplares de Cogujada Común (Galerida cristata) han estado saliendome al paso conforme avanzaba por los caminos. La verdad es que he dado por sentado que eran cogujadas comunes, pero teniendo en cuenta el artículo de la última revista de SEO Birdlife dedicado a la identificación de la familia de las Alaudidae, tendré que mirar mejor la próxima vez.

Antes de llegar al observatorio, he echado un vistazo por la orilla que está justo al lado del inicio del acequión. Había un solitario Tarro Blanco (Tadorna tadorna), un Flamenco Común (Phoenicopterus roseus) y bastantes ejemplares de cigüeñuela (Himantopus himantopus) y avoceta (Avosseta Recurvirostra).

A lo lejos se podía ver un nutrido grupo de flamencos que descansaban en la parte de la laguna más cercana a Los Montesinos. El tiempo que he estado observando en ese lugar, no han dejado de sobrevolarme las golondrinas comunes (Hirundo rustica) y los vencejos comunes (Apus apus), se estaban dando un buen banquete a base de mosquitos y otros insectos.

Ya en el observatorio, he podido ver los pollos de cigueñüela justo delante, a unos pocos metros. Se alimentaban tranquilamente sin reparar en mi presencia. He visto por lo menos cinco o seis ejemplares mientras he estado observando. A lo lejos se veían bastantes avocetas también encargándose de su progenie. La isla artificial estaba hoy especialmente tranquila, aún así algunos ejemplares de charrancito (Sternula albifrons) la han estado sobrevolando.

Después de un rato de observación y contento por ver cómo nuestras aves siguen adelante he desandado el camino y puesto fin a una agradable mañana ornitológica.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *