Sorpresa en «La Cigüeñuela»

Comment

Laguna de La Mata
La Cigüeñuela

Hoy me apetecía volver al Parque Natural de La Mata después de varias jornadas de pasear por otros lugares. Así que hacia allí he dirigido mis pasos, pese a que hoy sigue siendo un tradicional día de campo. En cualquier caso, he pensado que a las horas que yo suelo pajarear, no habría mucha gente. Sólo esperaba que después de varios fines de semana de domingueros, no estuviera todo lleno de basura.

Pensando que el aparcamiento del cementerio estaría probablemente lleno de coches, he aparcado frente a la casa forestal, a esas horas no había nadie.

Mi paseo de hoy iba a ser corto, por lo que he decidido ir directamente al observatorio de «La Cigüeñuela» a echar un vistazo y luego recorrer el camino hasta la carretera para volver al coche. El día parecía tranquilo, pese a mis dudas iniciales, no parecía que iba a ver a mucha gente.

Las primeras observaciones los clásicos de siempre verdecillos (Serinus serinus), gorriones (Passer domesticus), palomas torcaces (Columba palumbus) y cogujadas comunes (Galerida cristata). Por el camino hacia el observatorio he podido ver como siempre algunos conejos saltando conforme yo avanzaba.

Bastantes charranes que pasaban volando por encima de mi, una pena que por su velocidad y mi limitada óptica, no haya podido ver de que tipo eran.

¡Oh sorpresa!

Al llegar a la cigüeñuela ya he empezado a ver los restos de los últimos días de campo. Algunas bolsas de plástico por el suelo y una camiseta colgada en un cartel que no he tocado por si era de alguien, aunque me parece que no, simplemente la habían dejado allí. He avanzado hacia el observatorio y lo he visto abierto, mala señal.

Efectivamente cuando he entrado lo primero que he visto ha sido basura. Habían dejado latas de refrescos, colillas, papeles, etc. pero la gran sorpresa me la he llevado cuando he vuelto la mirada hacia el otro lado.

El caso es que al entrar he percibido un extraño olor, más bien una peste insoportable que invadía el ambiente. Pues sí, a algún visitante del parque, no le han bastado las 3.743 hectáreas de campo que circundan el observatorio, los cientos de pinos y plantas de todo tipo que proporcionan miles de rincones donde encontrar la intimidad y tranquilidad necesarias para realizar tus deposiciones, las cuales además servirán de abono a las plantas. No, se ha tenido que cagar dentro del observatorio (no pondré la foto del ñordo aunque la conservo). Aquí me viene al pelo la frase «Cosas veredes amigo Sancho» que aunque no aparece ni por asomo en la obra de Cervantes, le da a uno un aire intelectual que no veas.

Mientras he estado en el observatorio, junto a la mierda y aguantando la respiración, he podido ver cigüeñuelas (Himantopus himantopus), avocetas (Recurvirostra avoserta), gaviotas reidoras (Chroicocephalus ridibundus), chorlitejos patinegros (Charadrius alexandrinus) que paseaban por la orilla y algunos charranes comunes (Sterna hirundo) que revoloteaban en la isla artificial. También había más gaviotas que no he podido identificar.

Al final he pensado que no merecía la pena morir asfixiado hoy y he decidido que ya era hora de volver. En el camino de regreso, he podido ver un alcaudón común (Lanius senator) que oteaba desde lo alto de un pino. Por cierto he esquivado unos cuantos moñigos de caballo que había en el camino que olían infinitamente mejor que el regalo de nuestro amigo.

Por último y ya que ayer fue el día del libro, una recomendación que viene al pelo: «Cómo cagar en el monte» de Kathleen Meyer. Si nuestro amigo el cagón lee esto, que le de una leída, aprenda algo al respecto y deje de cagarse donde no toca.

  • Verdecillo (Serinus serinus)
  • Gorrión común (Passer domesticus)
  • Palomas torcaz (Columba palumbus)
  • Cogujada común (Galerida cristata)
  • Cigüeñuela (Himantopus himantopus)
  • Avocetas (Recurvirostra avoserta)
  • Gaviota reidora (Chroicocephalus ridibundus)
  • Charrán Común (Sterna hirundo)
  • Chorlitejo Patinegro (Charadrius alexandrinus)
  • Alcaudón común (Lanius senator)

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *