Vuelta corta por la Laguna de La Mata

Comment

Laguna de La Mata

Mis paseos pajareros por la Laguna de La Mata (Torrevieja) han sido escasos en los últimos tiempos, así que aprovechando que estoy de vacaciones, me he dado una vuelta por allí a una hora poco habitual para mí, por la tarde.

Me ha acompañado una buena tarde con el cielo medio cubierto y un ambiente fresco que alegraba el paseo. El recorrido, el habitual desde el aparcamiento hasta el observatorio de La Cigüeñuela y después de echar un ojo allí, hasta el área de descanso ha subir a la torre a echar otro vistazo.

En el camino hasta el observatorio las aves de costumbre como la Cogujada común (Galerida cristata), la Paloma torcaz (Columba palumbus) o las Tarabilla europea (Saxicola rubicola) que han empezado a llegar como cada otoño. Ya en el observatorio un ambiente tranquilo, algunos Correlimos comunes (Calidris alpina), Chorlitejo patinegro (Charadrius alexandrinus). He buscado Alcaravanes cerca del acequión, pero hoy no había ninguno. Por aquella zona en cambio sí que he visto un par de Garcetas comunes (Egretta garzetta) y una Garza Real (Ardea cinerea). En la isla artificial se podían ver varias Gaviotas picofinas (Larus genei), Gaviota reidora (Chroicocephalus ridibundus) y alguna Gaviota patiamarilla (Larus michaellis). Después de un rato de observación he decidido ir hasta la torre de observación para echar un ojo al interior de la laguna.

Por el camino me han pasado por encima varios ejemplares de Cotorra argentina (Myiopsitta monachus), como siempre armando el escándalo tan característico en ellas. También un Cernícalo Vulgar (Falco tinnunculus) ha salido volando de entre los pinos y lo he podido ver durante unos minutos planeando en busca de comida.

Collalba gris

Hoy he podido ver una especie que todavía no había visto en la Laguna de La Mata, se trata de la Collalba gris (Oenanthe oenanthe). Es un ave que sí que vi una vez en la desembocadura del Segura, pero que por la razón que sea no había visto aquí. He estado un buen rato tirándole fotos hasta que ella ha pensado que ya estaba bien de posar.

Ya en el camino de madera que lleva hasta los eucaliptos, he conseguido observar un Carbonero común (Parus major) y un Pito real (Picus viridis), aunque este último ha salido volando muy rápido.

Maleducados, incívicos e imbéciles

Aunque casi nunca comento mis encuentros con semejantes del género humano (salvo cuando coincido con amigos pajareros en algún sitio), es común sobre todo en la Laguna de La Mata cruzarse con bastante gente que realiza alguna actividad en el parque. Normalmente son gente educada y amable, aunque también hay un número importante de otros especímenes que he clasificado en maleducados, incívicos e imbéciles.

Maleducados: Hay una regla no escrita cuando te cruzas con alguien en el campo: se saluda. Se dan los buenos días, las buenas tardes, un hola, una inclinación de la cabeza, lo que sea. Te estas cruzando en un camino estrecho con alguien en un sitio donde no hay nadie más, ¿que menos que saludar? Pues bien, me encuentro cada vez con más y más gente a la que saludo y ni me miran, como si no existiera, como si no les hubiera mirado a los ojos y les hubiera sonreído y saludado. Un mínimo de educación, por lo menos devolver el saludo. En fin, está llegando a un punto en que estoy pensando no saludar a nadie porque se me queda cara de idiota.

Incívicos:

Estamos en un paraje natural protegido pero a mucha gente parece que eso le da exactamente lo mismo. No es un día ni dos que he llegado a la Laguna y me he encontrado restos de botellón tirados por el camino que sale de la casa forestal, ya no digamos por los otros caminos donde a veces me veo a mí mismo recogiendo restos de basura que alguien ha dejado allí. El problema de la basuraleza también lo padecemos en La Mata. ¡Si hasta han usado como retrete el observatorio de La Cigüeñuela!

Luego están los que pasean a sus perricos sin atar, algo que por cierto no está permitido. Que sí, que el perrico de marras es muy bueno y no se mete con nadie, pero tu llévalo atado que es lo que toca. Os aseguro que no es nada agradable ir andando por el campo y encontrarse con un perro al que no conoces (y él a ti menos) con el dueño a 200 metros porque lo ha dejado suelto (y menos cuando el perro es de un tamaño ya importante). No será la primera vez que me he buscado un buen pedrusco por si acaso.

Imbéciles

Por último están los imbéciles, especímenes humanos con un comportamiento que resulta poco comprensible a ojos de una persona normal. Son los que arrancan trozos de valla, se dedican a destrozar papeleras o arrancar plantas sin motivo aparente. Aquellos que llegan al final del camino donde hay una valla y carteles de prohibido el paso, reserva natural, etc. y la saltan para echarse un selfie al borde de la laguna o que directamente se ponen a tomar el sol o a bañarse.

Analfabetos funcionales incapaces de entender ninguno de los numerosos carteles que por escrito o con símbolos prohiben acercarse a la orilla de la laguna

Analfabetos funcionales incapaces de entender ninguno de los numerosos carteles que por escrito o con símbolos prohíben acercarse a la orilla de la laguna

 

Garza real

Carbonero
Collalba gris
Cigujada
Chorlitejo patinegro
Correlimos
Torcaz
Reidora
Cernicalo
Pito real
Garceta
Cotorra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *